Ejercicio para séniors

Para disfrutar de una vejez saludable la actividad tiene mucho que ver, lo que significa que es importante mantenerse activos y huir del sedentarismo. Es cierto que la capacidad física se reduce a medida que nos hacemos mayores pero eso no ha de ser excusa para quedarse quietos ya que el ejercicio se puede adaptar a las diferentes etapas de la vida. Muchas veces, además, la reducción o abandono de la actividad física se relaciona más con la falta de apetencia o estímulos debido a otros condicionantes, como la soledad.
La práctica de ejercicio físico proporciona una serie de ventajas en las personas mayores. Para beneficiarse de ellos, eso sí, se requiere una práctica regular y continuada, ya que pueden volverse rápidamente reversibles si se vuelve a una vida en la que la inactividad sea protagonista. A grandes rasgos los beneficios de la actividad física en la gente mayor son:
Mejora la sensación de bienestar general
Mejora la salud psicológica y mental global
Ayuda a mantener un estilo de vida más independiente
Reduce el riesgo de desarrollar enfermedades, como las cardiovasculares
Ayuda a controlar enfermedades como la obesidad, la diabetes o la hipercolesterolemia
Ayuda a disminuir las consecuencias de ciertas discapacidades y puede favorecer el tratamiento de algunas patologías que cursan con dolor, como por ejemplo la artrosis.

Ver artículo

Fuente: Reportaje Mapfre, Lunes 3 de noviembre de 2014

Noticias Recientes