Los peligros del mal uso de los medicamentos


La OMS se ha centrado este año en advertir el “peligro” de la mala utilización de fármacos.

Durante los últimos 70 años, se ha incrementado el número y los tipos de microorganismos resistentes a los medicamentos antimicrobianos, lo cual puede influir en el curso evolutivo y en el pronóstico de muchas enfermedades infecciosas y hasta la muerte del paciente, en algunos casos, por falta de respuesta terapéutica, así como en un aumento del gasto sanitario.

El pasado 7 de abril se ha celebrado el Día Mundial de la Salud, bajo el lema: “Resistencia a los antimicrobianos: si no actuamos hoy, no habrá cura mañana”. Y es que, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha centrado este años en advertir del “peligro” de la mala utilización de fármacos como los antibióticos, que está provocando el desarrollo, “cada vez más grave”, de resistencias bacterianas hacia este tipo de medicamentos.

En palabras de la directora general de la OMS, Margaret Chan, “mientras no se apliquen medidas correctivas y protectoras de carácter urgente, el mundo se encamina a una era posantibiótica en la que muchas infecciones comunes no tendrán cura y volverán a matar con toda su furia”.

“Ha llegado el momento de fortalecer y aplicar urgentemente esas medidas contra muchas enfermedades y abarcando muchos sectores. Las nuevas alianzas, encabezadas por los gobiernos en colaboración con la sociedad civil y los profesionales de la salud, si son responsables, pueden frenar la amenaza que la farmacorresistencia plantea a la salud pública”, ha afirmado el director del Departamento Alto a la Tuberculosis de la OMS, Mario Raviglione.

Medicamentos que salvan vidas

Los medicamentos antimicrobianos, descubiertos en la década de los cuarenta, han supuesto un gran avance en el control de muchas enfermedades y la supervivencia de muchos pacientes. Entre estos fármacos se encuentran los antibióticos, algunos agentes quimioterapéuticos, los antifúngicos, antiparásitos y antivíricos.

Sin embargo, el mal uso de estos fármacos, durante los últimos 70 años, ha incrementado el número y los tipos de microorganismos resistentes influyendo de forma decisiva, en ocasiones, en el curso evolutivo y en el pronóstico de muchas enfermedades infecciosas y hasta la muerte del paciente, en algunos casos, por falta de respuesta terapéutica, así como en un incremento del gasto sanitario.

La resistencia a los antimicrobianos es un fenómeno natural por el cual los microorganismos se vuelven resistentes al efecto de los medicamentos que deberían destruirlos. Con el paso de las sucesivas generaciones, el microorganismo portador del gen de la resistencia se vuelve cada vez más dominante hasta que el medicamento resulta absolutamente ineficaz.

Esto es debido principalmente al uso abusivo, inapropiado ó inadecuado de este tipo de medicamentos. De hecho, por ejemplo, el año pasado se notificaron 440.000 casos nuevos de tuberculosis multirresistente, y la forma ultrarresistente de la enfermedad se ha observado en 69 países hasta la fecha. Por su parte, el parásito causante del paludismo se está volviendo resistente incluso a la generación más resistente de antipalúdicos, mientras que cada vez hay menos opciones para tratar la gonorrea y la shigelosis causadas por cepas bacterianas resistentes.

Cómo combatir la resistencia

La OMS ha dado a conocer una serie de pautas normativas en relación a las medidas que los gobiernos y sus aliados nacionales tienen que aplicar para combatir la resistencia a los antimicrobianos.

Así, este organismo aconseja regular y promover el uso correcto de los medicamentos, mejorar las actividades de prevención y control de las infecciones, así como fomentar la innovación y la investigación y el desarrollo de nuevas herramientas. Para ello, pide no sólo la implicación de los gobiernos nacionales, que son los encargados de asumir la dirección y formular políticas para combatir la farmacorresistencia, sino también de los profesionales sanitarios y la sociedad civil.

Además de un uso adecuado de los medicamentos antimicrobianos, se señala la necesidad por parte de los países, de un mayor compromiso y vigilancia para el control de la calidad y la seguridad de los medicamentos y las infecciones así como potenciar la investigación en este campo.

Fuente: http://www.saludalia.com

Comments are closed.